Tercer post

Tercer post

Los llamados “baños de bosque”, término procedente del japonés Shinrin-Yoku, procuran la mejora de la salud mediante el contacto con los árboles. Y la terapia no puede ser más simple. Basta con salir al bosque y ser. Ser en el sentido literal de la palabra, según el diccionario de la RAE: “Formar parte de una corporación o comunidad”. Ser bosque para sanar el cuerpo y el alma. Esa es la...
Second blog post

Second blog post

Los llamados “baños de bosque”, término procedente del japonés Shinrin-Yoku, procuran la mejora de la salud mediante el contacto con los árboles. Y la terapia no puede ser más simple. Basta con salir al bosque y ser. Ser en el sentido literal de la palabra, según el diccionario de la RAE: “Formar parte de una corporación o comunidad”. Ser bosque para sanar el cuerpo y el alma. Esa es la cosa. No se trata del poder curativo de los árboles, de los que proceden no pocos fármacos, sino de la sanación en el bosque. Del bienestar que sentimos cuando nos sumergimos en una arboleda y nos acomodamos en la comunidad forestal, integrándonos en la rica biodiversidad que acoge. Esa a la que el gran Dersu Uzala, el protagonista de la novela homónima de Arséniev magistralmente llevada al cine por Kurosawa, llamaba  gente. El bueno de Dersu, que se consideraba una criatura más de la taiga, enferma cuando lo trasladan a la ciudad y lo separan de...
New Blog post

New Blog post

El alejamiento de la naturaleza está detrás de buena parte de los males que nos aquejan, como individuos y como sociedad. Por eso hay que volver al campo. Porque el campo sana. Cada vez existen más evidencias científicas que demuestran el poder curativo de los entornos naturales. Pero no voy a recurrir a la ciencia para explicarlo, sino a la emoción. Prefiero apelar a los sentimientos antes que recurrir a los datos para defender la necesidad de retornar a la naturaleza. Porque creo que sinceramente nos va la vida en ello. Los llamados “baños de bosque”, término procedente del japonés Shinrin-Yoku, procuran la mejora de la salud mediante el contacto con los árboles. Y la terapia no puede ser más simple. Basta con salir al bosque y ser. Ser en el sentido literal de la palabra, según el diccionario de la RAE: “Formar parte de una corporación o comunidad”. Ser bosque para sanar el cuerpo y el alma. Esa es la cosa. No se trata del poder curativo de los árboles, de los que proceden no pocos fármacos, sino de la sanación en el bosque. Del bienestar que sentimos cuando nos sumergimos en una arboleda y nos acomodamos en la comunidad forestal, integrándonos en la rica biodiversidad que acoge. Esa a la que el gran Dersu Uzala, el protagonista de la novela homónima de Arséniev magistralmente llevada al cine por Kurosawa, llamaba  gente. El bueno de Dersu, que se consideraba una criatura más de la taiga, enferma cuando lo trasladan a la ciudad y lo separan de...

Últimos tweets

Evarist March @Naturalwalks Tancant postgrau d'Ecoturisme 017. Tornen els alumnes a explicar-nos les seves pràctiques de… t.co/9gCTRkJ6KI reply retweet 1 favorite 1 Evarist March @Naturalwalks Com les papallones, nosaltres també volem per trobar els racons més dolcos per un futur millor a… t.co/y0z3okNr0X reply retweet 0 favorite...